El fin de los ‘Brangelina’ acaba con el mito de la pareja ideal