Por amor se hace cualquier cosa, incluso desmayarse tres veces en una atracción