Hijos, yernos y nietos odiaban a la matriarca asesinada en Alicante