La costa este de EEUU trata de volver a la normalidad tras la gran nevada