La contaminación desdibuja la Torre Eiffel