La comunidad internacional rechaza reconocer a Cataluña como país independiente