La compra-venta de viviendas sigue de capa caída