Sin sujetador y de chicas de compañía: la denuncia de las animadoras de los Redskins de Washington