Los sicarios colombianos detenidos en Valencia llevaban varios años en España