Crean una batería con una autonomía de 800 kilómetros para los coches eléctricos