Los paparazzi grabaron como ardía el coche donde falleció Paul Walker