Jennifer Lawrence, otra vez por los suelos