Jennifer Lawrence casi pierde el vestido