Jason Priestley competía con Brad Pitt para ver quien aguantaba más sin ducharse