Locura en el preestreno de la última película de la saga Harry Potter