'Cien años de perdón', un robo en el que nada es lo que parece