La Policía achaca a una disputa familiar la cadena de tiroteos cerca de Filadelfia