El 51 por ciento de los españoles tiene un título educativo postobligatorio