Así terminó el Sol con su propia erupción