El Soyuz hace pensar durante unos minutos en el Challenger pero su desastre acabó en final feliz