El mundo que orbita la Estrella de Barnard puede tener vida