Los coches autónomos, de nuevo en el punto de mira tras un fatal accidente en EEUU