La ciencia busca respuestas para frenar el envejecimiento