La Nasa investiga la bola de fuego que atravesó el cielo de Alabama