El cielo de Valencia brilla más que nunca en la Nit del Foc