Los cementerios de Madrid, a examen