Los CDR cortan las carreteras