10 minutos en el coche: suficientes para que un niño sufra un golpe de calor