Las jefas ganan un 32 % menos que los jefes