La marea blanca celebra que siga paralizado el proceso de privatización