La batalla del PSOE se traslada a los territorios