El banco más triste del mundo está en Galicia