Más de 100 ayuntamientos catalanes exigen responsabilidades en un manifiesto