El fuego sigue avanzando en el estado australiano de Nueva Gales del Sur