La autopsia revela indicios de que los niños de Valladolid pudieron haber tomado somníferos