Los mineros atrapados, que se encuentran más delgados pero con buen ánimo, ayudarán en las tareas de rescate