Molenbeek, el santuario yihadista de Bélgica, sigue igual un año después