El terrorista de Londres era británico y había estado fichado por los servicios secretos