Un atentado suicida deja al menos 23 muertos, entre ellos autoridades afganas