Evita atragantamientos en tres pasos