Un arbitraje para solucionar el conflicto de El Prat