Las aplicaciones gratuitas para smartphones, un negocio que da dinero