Los adictos al móvil sufren ansiedad y taquicardia