Una muestra de sangre basta para conocer las mutaciones de los tumores cerebrales