Un niño de 3 años sufre la amputación de las orejas y heridas en toda la cara por el ataque de varios perros