Los alquileres vacacionales en la costa, un 10% más caros que el pasado año