Los alcaldes independentistas desafían las advertencias del Gobierno y del Tribunal Constitucional