Los activistas pro saharauis ven necesario que el Mundo sepa la realidad que se está viviendo en El Aaiún