Los activistas agredidos en el Sahara creen vergonzosa la actuación del Gobierno español