El accidente de Barajas se debió a una distracción de los pilotos